16 feb. 2012

FACUNDO QUIROGA Y EL REVISIONISMO

El 16 de febrero de 1835, una partida al mando del capitán de milicias cordobés Santos Pérez emboscó el carruaje de Facundo Quiroga en el paraje  Barranca Yaco, en el norte de la provincia de Córdoba. Quiroga se asomó con tono envalentonado (algo que le había dado buen resultado en las batallas) por la ventana de la galera exclamando «¿Quién manda a esta partida!»
siendo -como toda respuesta- muerto de un tiro en un ojo por Santos Pérez. Su cuerpo fue luego tajeado y lanceado, y todos los demás miembros de la comitiva fueron asesinados también. Entre ellos se contaba su secretario, el ex gobernador de la provincia de San Luis, José Santos Ortiz y un niño.
A propósito del aniversario de su asesinato, el PROFESOR ARIEL LOPEZ, historiador y vicepresidente del ATENEO DE ESTUDIOS E INVESTIGACIONES HISTÓRICAS DEL DPTO. ARAUCO, comparte en nuestro blog un artículo de su autoría:

Durante gran parte del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX tanto la figura de Facundo como la del Chacho Peñaloza fueron consideradas por los “civilizados” como Sarmiento, barbaros, brutos, ladrones, asesinos, etcétera, y demás calificaciones despectivas para con nuestros caudillos,  Facundo era el prototipo de un país al que había que civilizar. La historia oficial encabezada por Mitre, esa historia liberal donde los malos son los del interior y los buenos son los de Buenos Aires,  logró instalar en la sociedad ese rechazo hacia Facundo y Peñaloza, ¿Cómo? Pues bien, con burdas mentiras sin fundamentos reales sostenibles; tal es así que sus contemporáneos los desmintieron en todas partes y los criticaron duramente, como es el caso de José Hernández y Alberdi en contra de Sarmiento por el asesinato del Chacho.
La historia oficial usó este método de desprestigio políticamente y por intereses personales pero eso no les sirvió para que hombres como David Peña, Octavio Ocampo y  Dardo de la vega Díaz entre otros, reivindicaran a  Facundo, basándose en documentos y no en intereses, dando comienzo al revisionismo histórico.
David Peña en su libro “Juan Facundo Quiroga” saca a luz la verdadera figura de Facundo refutando a Sarmiento en su falsedad histórica en el libro “Civilización y barbarie” o “Facundo”; Peña no hace más que hacer justicia con Facundo y con la Historia.
Octavio Ocampo en su libro también llamado “Juan Facundo Quiroga”, al igual que Peña, desmiente a Sarmiento sobre Quiroga y lo muestra tal cual fue: un hombre de prestigio que luchó por el federalismo no solo de la Rioja sino también el de las provincias del interior. En este libro, Ocampo usa documentos, cartas y testimonios de hijos de contemporáneos  de Facundo demostrando que lo de Sarmiento en lo Histórico mintió descaradamente con respecto a Facundo.
Cuando Dardo de la Vega Díaz quiso publicar su libro debió cambiar el título, que se iba a llamar “Mitre contra el Chacho”; los historiadores oficialistas pusieron el grito en el cielo y no lo aceptaron y lo tituló “Mitre y el Chacho”.
Hoy sabemos quién fue Facundo Quiroga gracias al revisionismo histórico y a los hombres que lo difundieron.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si lo desea, puede dejar aquí su comentario